Muestran la presencia de cambios cerebrales en los pacientes con trastorno bipolar a lo largo del tiempo

Edith Pomarol y Eduard Vieta
CIBER | viernes, 10 de diciembre de 2021

Un estudio realizado por un gran equipo multicéntrico internacional -con participación del CIBERSAM- muestra que los pacientes con trastorno bipolar que experimentan episodios maníacos son más propensos a presentar cambios cerebrales atípicos a lo largo del tiempo. Los resultados del estudio, publicado en Biological Psychiatry confirman la relación entre el trastorno bipolar y el agrandamiento acelerado de los ventrículos cerebrales en comparación con el grupo control, mostrando también un adelgazamiento medio más lento en las regiones corticales fusiforme y parahipocampal. El trabajo es uno de los mayores estudios longitudinales de neuroimagen en esta área hasta la fecha.

Trastorno bipolar. Estudios de neuroimagen de pequeña a gran escala

El trastorno bipolar (TB) es un trastorno psiquiátrico caracterizado por períodos fluctuantes de depresión y manía. Estudios previos de neuroimagen han encontrado anomalías estructurales en algunas regiones del cerebro de los pacientes bipolares. Estas anomalías incluyen un menor grosor cortical en comparación con los individuos sanos. La corteza, la capa externa del cerebro, se reduce de forma natural a medida que las personas envejecen, pero cuando el adelgazamiento cortical se da de forma acelerada, estaría relacionado con diversas enfermedades cerebrales.

La mayoría de los estudios previos de neuroimagen sobre trastorno bipolar han sido pequeños y de diseño transversal, lo que significa que sólo han captado un momento determinado. Por lo tanto, faltan estudios a gran escala que examinen los cambios cerebrales a lo largo del tiempo en este trastorno.

En este estudio, los investigadores recopilaron datos de imágenes por resonancia magnética de 14 centros de investigación de todo el mundo para examinar los cambios en el cerebro durante un periodo de hasta nueve años. En el estudio participaron 1.232 personas, entre ellas 307 pacientes con trastorno bipolar y 925 controles sanos.

El estudio involucró a un gran equipo multicéntrico internacional de más de 70 investigadores del Grupo de Trabajo de Trastorno Bipolar ENIGMA que incluye grupos de investigadores españoles, como los liderados por Edith Pomarol, investigadora de  FIDMAG Hermanas Hospitalarias Research Foundation  y jefa de grupo del CIBERSAM, Quim Raduà, líder del grupo de Imagen de los trastornos relacionados con el estado de ánimo y la ansiedad del IDIBAPS  e investigador del CIBERSAM y Eduard Vieta, jefe del servicio de Psiquiatría y Psicología del Hospital Clínic, del grupo de Trastornos Bipolares y Depresivos del IDIBAPS y director científico del CIBERSAM.

Prevención de episodios maniacos

Uno de los hallazgos más relevantes fue que la corteza, la capa más externa del cerebro, mostró con el paso del tiempo, un mayor adelgazamiento en aquellos pacientes que experimentaron más episodios maníacos. Las personas que no padecieron episodios maníacos no mostraban un adelgazamiento cortical o incluso podían llegar a presentar un engrosamiento del córtex. Estos cambios fueron más evidentes en la corteza prefrontal, área asociada cerebral relacionada con el control ejecutivo (planificación, toma de decisiones, control de los impulsos, …) y la regulación de las emociones.

Por otro lado, los resultados del estudio indicaron que, en comparación con los controles sanos, las personas con trastorno bipolar mostraron un agrandamiento más rápido en los ventrículos cerebrales, cavidades dentro del cerebro que contienen líquido cefalorraquídeo. No obstante, en las áreas corticales diferentes a la corteza prefrontal, los pacientes mostraron un adelgazamiento más lento que el observado entre los participantes sanos en otras áreas como las regiones corticales fusiforme y parahipocampal, relacionadas con el reconocimiento y la memoria.

Por otra parte, los investigadores señalan que una explicación para el hallazgo de un adelgazamiento cortical más lento en algunas áreas cerebrales de los pacientes bipolares es que refleje mejoras estructurales debidas a los efectos del tratamiento, como los efectos neuroprotectores atribuidos a la medicación con litio.

Los resultados de este estudio aportan información muy relevante sobre progresión de la enfermedad en el trastorno bipolar y remarca la importancia de la prevención de los episodios maníacos en este grupo de pacientes.

Eduard Vieta, uno de los investigadores del estudio y director científico de CIBERSAM, ha valorado que “este trabajo, que supone la serie más amplia de muestras longitudinales de imagen cerebral de personas con trastorno bipolar, ratifica la observación hecha hace unos años a través de estudios neuropsicológicos acerca de la toxicidad cognitiva de los episodios de manía, y la importancia de prevenirlos a través de herramientas farmacológicas y psicoterapéuticas”.

Referencia del artículo

Longitudinal Structural Brain Changes in Bipolar Disorder: A Multicenter Neuroimaging Study of 1232 Individuals by the ENIGMA Bipolar Disorder
Working Group DOI:
https://doi.org/10.1016/j.biopsych.2021.09.008