Un estudio analiza la relación entre la anorexia nerviosa y el cáncer

Ferrán Catalá-López y Rafael Tabarés-Seisdedos, investigadores del CIBERSAM
CIBER | lunes, 10 de junio de 2019

Un estudio colaborativo llevado a cabo por investigadores de la Escuela Nacional de Sanidad, el CIBERSAM, la Red de Investigación en Servicios de Salud en Enfermedades Crónicas (REDISSEC) del Instituto de Salud Carlos III, en colaboración con otras instituciones de Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y Australia, publicado en JAMA Network Open, analiza la relación entre el cáncer y la anorexia nerviosa.

La anorexia nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria que se caracteriza por un miedo exagerado a engordar, una distorsión de la imagen corporal y una restricción de la ingesta alimentaria, lo que da lugar a una considerable pérdida de peso. La anorexia nerviosa afecta a 3,4 millones de personas en todo el mundo, especialmente a la población adolescente y adulta joven que tiene una mayor incidencia entre mujeres.

El cáncer es la segunda causa de muerte a nivel mundial, con más de 9,6 millones de fallecimientos al año. Sin embargo, se desconoce el riesgo de cáncer en las personas que padecen anorexia nerviosa.

Los investigadores agruparon los datos procedentes de 7 estudios epidemiológicos de cohorte que incluían más de 42.000 personas que padecían anorexia nerviosa. Utilizando técnicas de metanálisis, los investigadores no encontraron una asociación de la anorexia nerviosa con la incidencia o la mortalidad general por cáncer. Sin embargo, cuando se evaluaron cánceres específicos, la anorexia nerviosa estuvo inversamente asociada con la incidencia de cáncer de mama (con un alto nivel de confianza en los resultados), y directamente asociada con riesgo de desarrollar cáncer pulmón y esófago, aunque en este último caso con menor nivel de evidencia.

Según los autores, la ingesta baja en calorías disminuye el metabolismo, reduce la expresión de los genes del cáncer y aumenta la expresión de los genes que suprimen los tumores. En otras palabras, podría haber una combinación de muchas cosas: hormonas, factores de crecimiento, cambios en el desarrollo celular que están involucrados en la conexión entre ingesta calórica y el cáncer.

Para los autores, sería importante conocer mejor los mecanismos subyacentes a estas asociaciones entre enfermedades complejas ya que ello podría contribuir a una mejor prevención.

Referencia bibliográfica:

Catalá-López F, Forés-Martos J, Driver JA, Page MJ, Hutton B, Ridao M, Alonso-Arroyo A, Macías Saint-Gerons D, Gènova-Maleras R, Valderas JM, Vieta E, Valencia A, Tabarés-Seisdedos R. Association of anorexia nervosa with risk of cancer: a systematic review and meta-analysis. JAMA Network Open. 2019;2(6):e195313. doi:10.1001/jamanetworkopen.2019.5313

https://jamanetwork.com/journals/jamanetworkopen