Una nueva escala para medir la reserva cognitiva mejora las intervenciones en personas con un trastorno mental grave

CIBERSAM | miércoles, 5 de junio de 2019

Investigadores del Hospital Clínic-IDIBAPS y del CIBER de Salud Mental (CIBERSAM) han desarrollado y validado una escala para medir el nivel de reserva cognitiva en pacientes con trastornos mentales graves. El estudio de validación de la escala Cognitive Reserve Assessment Scale in Health (CRASH) lo han coordinado la Unidad de Esquizofrenia y la Unidad de Trastorno Bipolar y Depresivo del Hospital Clínic-IDIBAPS, dirigidas por Miquel Bernardo y Eduard Vieta, y lo publica la revista Journal of Clinical Medicine.

La reserva cognitiva (RC) es un concepto que hace referencia a la capacidad del cerebro para hacer frente a un trastorno mental y actúa como un mecanismo de compensación para minimizar sus síntomas. La RC está asociada a diferentes vías de evolución de los trastornos mentales severos.

Se ha observado que la reserva cognitiva puede ser un elemento esencial que influye de forma sustancial en la evolución, funcionalidad y calidad de vida de los pacientes con un trastorno mental grave. Sin embargo, hasta el momento no se había diseñado una escala específica que tuviera en cuenta las características diferenciales de esta población ni se había homogeneizado la manera de medir el nivel de reserva cognitiva, lo que dificultaba el hallazgo de datos uniformes y replicables.

En el estudio publicado en la revista Journal of Clínical Medicine participaron 100 pacientes con trastornos mentales graves (trastornos no afectivos y trastornos afectivos) y 66 personas sanas. Los resultados demostraron la fiabilidad y la validez de la escala CRASH para diferenciar a los pacientes con este tipo de trastornos de las personas sanas. 

En el grupo de trastornos no afectivos (con diagnóstico de esquizofrenia y trastorno esquizoafectivo), los pacientes con una puntuación alta en la CRASH mostraron un mejor rendimiento cognitivo en todos los dominios cognitivos evaluados, a excepción de la memoria de trabajo. También mostraron menor sintomatología.

En el grupo de trastorno afectivo (trastornos bipolar I y II), los pacientes que tenían una puntuación en la CRASH situada en el rango alto, mostraron un mejor rendimiento en memoria verbal. 

En base a estos resultados, los autores sugieren que para abordar las necesidades de los pacientes no afectivos con baja reserva cognitiva, se podrían proponer intervenciones de rehabilitación cognitiva ya que esta intervención podría mejorar el rendimiento en distintos dominios cognitivos. En cambio para los pacientes afectivos con baja reserva cognitiva, se propondría la remediación funcional, ya que se ha demostrado que esta intervención es la más efectiva para mejorar el funcionamiento psicosocial y la memoria verbal. Por lo tanto, la escala puede ayudar en la estratificación de los pacientes y en la implementación de intervenciones personalizadas.

La reserva cognitiva es clave para comprender los resultados clínicos, funcionales y neuropsicológicos de los pacientes con un trastorno mental grave y puede ayudar en la implementación de intervenciones personalizadas. Se espera que la escala CRASH permita una evaluación homogénea del concepto de reserva cognitiva en la población psiquiátrica y que esto se traduzca en datos más consistentes, uniformes y replicables”, concluyen los autores.

Referencia del estudio:

Amoretti S, Cabrera B, Mezquida G, Penadés R, Bioque M, Parellada E, Meseguer A, Torrent C, Garriga M, Jiménez E, Martinez-Aran A, Bonnin CM, Grande I, Sole B, Varo C, Reinares M, Salagre E, Rosa A, Vieta E, Bernardo M. Cognitive reserve assessment scale in health (CRASH): Its Validity and Reliability. J Clin Med. 2019; 8(5):586.