Las personas con esquizofrenia que participan en los ensayos clínicos pueden no ser representativas de la población que sufre esta enfermedad

De izq. a dcha. Narcis Cardoner, Luís Pintor, Joaquim Radua, Eduard Vieta, Justo Pinzón
CIBER | miércoles, 9 de febrero de 2022

Los ensayos clínicos sobre la eficacia de los tratamientos para la esquizofrenia tienen una serie de criterios de exclusión de pacientes, como la presencia de una comorbilidad somática grave o el uso concomitante de antidepresivos. Una nueva investigación internacional en la que han participado el el CIBER de Salud Mental (CIBERSAM) en colaboración con el Institut d'Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer (IDIBAPS) / Hospital Clínic de Barcelona, el Instituto de Investigación e Innovación Parc Taulí (I3PT) y la Universidad de Barcelona muestra que las personas con esquizofrenia no elegibles para los ensayos clínicos tienen un mayor riesgo de hospitalización. Esto hace que las personas con esquizofrenia que participan en los ensayos clínicos pueden no ser representativas de la población que sufre esta enfermedad

 El estudio, publicado en JAMA Psychiatry –número 3 del mundo en psiquiatría–, cuantificó la proporción de personas del mundo real con trastornos del espectro de la esquizofrenia que no serían elegibles para participar en un ensayo clínico, e identificó si el riesgo de hospitalización difería entre los personas elegibles y no elegibles. El resultado fue una importante diferencia entre la evolución clínica en los ensayos clínicos (relacionada con la eficacia) y en la práctica clínica habitual (relacionada con la efectividad), lo que se ha denominado la brecha entre eficacia y efectividad.

 Para conocer cómo los criterios de inclusión y exclusión de los ensayos clínicos afectan los resultados, los autores, entre los que se encuentran Justo Pinzón Espinosa, coinvestigador principal del estudio y Narcís Cardoner investigador del I3PT y del  CIBERSAM -perteneciente al grupo liderado por Diego José Palao- , y Joaquim Radua, Luis Pintor y Eduard Vieta del IDIBAPS y Hospital Clínic –todos ellos investigadores del CIBERSAM pertenecientes al grupo coordinado por el Dr. Vieta – aplicaron estos criterios a poblaciones del mundo real. Específicamente, identificaron todas las personas con esquizofrenia de los registros nacionales de Finlandia y Suecia, seleccionaron las 25.259 que habían recibido antipsicóticos de forma continua durante 12 semanas en atención ambulatoria, y las siguieron (en los registros) durante un año, emulando el tratamiento y seguimiento que se realiza en un ensayo clínico.

 Los investigadores encontraron que el casi el 80% de las personas con esquizofrenia no hubieran sido elegibles para un ensayo clínico era especialmente debido a una comorbilidad somática grave y al uso concomitante de antidepresivos o estabilizadores del estado de ánimo. Esta mayoría de pacientes mostró un riesgo incrementado de hospitalización por psicosis (hazard ratio de 1,14-1,47). El mayor riesgo se observó en las personas que presentaban un mayor número de criterios de inelegibilidad, resaltando, la resistencia al tratamiento, discinesia tardía e historial de intentos de suicidio.

 “Los ensayos clínicos pueden representar solo alrededor de una quinta parte de las personas del mundo real con trastornos del espectro de la esquizofrenia”, según describen los autores. Asimismo, enfatizan que “las personas no elegibles tienen un riesgo moderadamente más alto de ingreso debido a psicosis”. Estos resultados indican que los pacientes que participan en ensayos clínicos tienden a ser menos graves que los que son visitados en un contexto puramente asistencial, y que se deberían promover nuevos estudios dirigidos a la población del mundo real, que actualmente no está bien representada en los ensayos clínicos.

 

Referencia del artículo:

Representation and Outcomes of Individuals With Schizophrenia Seenin Everyday Practice Who Are Ineligible for Randomized Clinical Trials

 JAMA Psychiatry . 2022 Jan 26.  doi: 10.1001/jamapsychiatry.2021.3990.