Gracias a la investigación colaborativa hemos identificado distintos tipos de marcadores diferenciales de esquizofrenia y trastorno bipolar

miércoles, 3 de abril de 2019

La identificación de marcadores biológicos, cognitivos y funcionales diferenciales de esquizofrenia y trastorno bipolar es el principal campo de investigación que ha venido desarrollando María Paz García Portilla, co-IP del grupo del CIBERSAM en la Universidad de Oviedo. Única catedrática de Psiquiatría en activo en España, la investigadora aborda en esta entrevista los resultados de esta línea de estudio y los principales proyectos en los que trabaja en la actualidad.

-Como investigadora, ha centrado su trabajo en los trastornos mentales graves, esquizofrenia y trastorno bipolar, ¿en qué aspectos ha puesto el foco dentro de esta línea?

-Como investigadora y co-IP del grupo del CIBERSAM en la Universidad de Oviedo (IP Julio Bobes), mi línea de investigación se centra, como ha indicado, en los trastornos mentales graves, esquizofrenia y trastorno bipolar. En ambos trastornos hemos estado centrados en los últimos años en la identificación de marcadores biológicos, cognitivos y/o funcionales diferenciales.

En esta línea, en el subárea de biomarcadores, colabora también el grupo de investigación acreditado de la Universidad de Oviedo “Respuesta Celular al Estrés Oxidativo cROS” (Investigadora responsable: Ana María Coto Montes) y los investigadores del grupo del CIBERSAM del Departamento de Farmacología de la Universidad Complutense de Madrid, especialmente Javier Caso y el IP del grupo, Juan Carlos Leza.

-¿Qué balance hace de los resultados obtenidos en esta línea de trabajo?

-Gracias a estas colaboraciones hemos conseguido identificar biomarcadores pro-inflamatorios específicos de esquizofrenia, biomarcadores anti-inflamatorios de trastorno bipolar y biomarcadores endocrino-metabólicos de trastorno mental grave (comunes a ambos trastornos) que permiten diferenciar a las personas con estos dos trastornos entre sí y/o respecto a la población general sin trastorno mental.

Esta línea ha obtenido financiación pública competitiva nacional (Instituto de Salud Carlos III), así como financiación privada (Janssen-Cilag, SA). Fruto de ella, son numerosas publicaciones en revistas con revisión por pares de carácter nacional e internacional en el primer decil/cuartil, en la que participan los distintos miembros de esta línea de forma conjunta junto con investigadores de otros grupos del CIBERSAM. Esta línea ha dado lugar también a varias tesis doctorales realizadas por miembros de nuestro grupo CIBERSAM (dos de ellas con mención internacional, Leticia García-Álvarez y Leticia González-Blanco), un premio extraordinario de doctorado de la Universidad de Oviedo CA 2015-2016 (Leticia García-Álvarez- resolución noviembre de 2017), el premio tesis doctoral de la Real Academia de Medicina de Oviedo (año 2017, Leticia García-Álvarez), y otro premio tesis doctoral de la Real Academia de Medicina de Oviedo (año 2016, Isabel Menéndez Miranda).

-¿Qué proyectos centran actualmente su trabajo en este campo?

-Dentro de esta misma línea, estamos iniciando colaboración con el grupo de Oftalmología del Hospital Universitario Central de Asturias, intentando identificar anomalías retinianas como biomarcadores de los trastornos mentales graves, especialmente en sus estadios iniciales.

La investigación en el trastorno bipolar incluye además la creación y validación de un modelo de estadiaje clínico, empíricamente desarrollado, que ha sido posible gracias a la financiación pública competitiva del Instituto de Salud Carlos III. En este proyecto, todavía en desarrollo, han participado asimismo Belén Arranz y Mónica Sánchez Autet (Parc Sanitari Sant Joan de Deu y CIBERSAM), Gemma Safont (Hospital Universitari Mutua Tarrasa, Universidad de Barcelona y CIBERSAM), y Pilar Sierra SanMiguel (responsable del grupo de investigación en Salud Mental del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe) y Ana García-Blanco (Hospital Universitario y Politécnico La Fe, Universidad de Valencia). En el momento actual, ya se ha creado y publicado el modelo de estadiaje para el trastorno bipolar y nos encontramos en la fase de validación externa del mismo, en la que participan más de 20 grupos españoles, la mayor parte del CIBERSAM, con investigación en el trastorno bipolar. Simultáneamente, estamos realizando la validación longitudinal del modelo. Con cargo a esta línea, Lorena de la Fuente Tomás, investigadora de nuestro grupo CIBERSAM, ha obtenido un contrato pre-doctoral del programa Severo Ochoa del Principado de Asturias para la realización de su tesis doctoral.

-Otra de las líneas de trabajo del grupo se centra en la prevención y predicción del riesgo de suicidio…

-Efectivamente. El grupo tiene otra importante línea de investigación en prevención y predicción de riesgo autolítico, en la que mi participación es más reducida. Los proyectos con financiación pública competitiva nacionales están liderados por Pilar A. Sáiz Martínez (IP de dos proyectos del ISCiii en los últimos 5 años) y la internacional por Julio Bobes García (FP6 y FP7, IP del único centro español). También participan preferentemente en esta línea como investigadores los siguientes miembros del grupo: Celso Iglesias García, Luis Jiménez Treviño, y Julia Rodríguez Revuelta. Fruto de esta línea de investigación son numerosos artículos en los últimos 5 años firmados por varios de los miembros del grupo en revistas internacionales y nacionales con revisión por pares, la mayor parte de ellas en el primer decil/quartil (1 Lancet, 1 Lancet Psychiatry…), así como tesis doctorales (una de ellas con mención internacional y premio extraordinario de doctorado de la Universidad de Oviedo CA 2014-2015). Asimismo, esta línea ha obtenido financiación pública competitiva tanto a nivel nacional (ISCiii) como internacional (FP6 y FP7). Además, varios miembros de esta línea, Julio Bobes García, Pilar A. Sáiz Martínez y Celso Iglesias García, han liderado el desarrollo del Programa de Prevención de Conductas Suicidas implantado recientemente y con carácter obligatorio por el Servicio de Salud del Principado de Asturias (SESPA) en todas las Áreas Sanitarias de Asturias.

-Es usted la única catedrática de Psiquiatría en activo en España, ¿a qué atribuye la ausencia de mujeres en los niveles más altos de la academia?

-Efectivamente soy la única catedrática de Psiquiatría en activo en España, pero espero que por muy poco tiempo. Otras cuatro profesoras titulares de Psiquiatría de la Universidad española, Ana Mª González-Pinto de la Universidad del País Vasco; María Inés López-Ibor de la Universidad Complutense de Madrid; Pilar Alejandra Sáiz, también de la Universidad de Oviedo, y Marta Torrens de la Universidad de la Universidad Autónoma de Barcelona, tienen reconocida por la ANECA la acreditación de catedráticas y todos esperamos que esas plazas se vayan convocando poco a poco.

De hecho, la nueva cátedra de la Universidad de Oviedo ya fue aprobada y se celebrará la oposición en unas semanas, así que la Facultad de Medicina de Oviedo tendrá tres catedráticos, dos de los cuales seremos mujeres. Creo que con este hecho el Área de Psiquiatría de la Universidad de Oviedo demuestra que existen otros factores más relevantes que el sexo a la hora de generar conocimiento.

Todas debemos agradecer a la Prof. Carmen Leal, el habernos abierto el camino, ya que ella fue la primera catedrática de Psiquiatría de España, y también la única durante todo su periodo activo, ya que se jubiló el mismo año en el que la ANECA me reconoció a mí la acreditación de catedrática (2011).